Pulido y Abrillantado

¿Qué se consigue con el pulido y abrillantado?

En pocas palabras: recuperar el estado original de la pintura y protegerla de los agentes externos.

VER MÁS

Los factores climatológicos, como la exposición al sol, a la lluvia o al granizo, unidos al factor tiempo, van dañando la pintura de la carrocería, haciendo que pierda brillo y que aparezcan imperfecciones sobre ella.

Si a esos factores casi inevitables les sumamos limpiezas en túnel de lavado o con productos inadecuados, es muy probable que aparezcan arañazos y marcas sobre la pintura.

Con el pulido y abrillantado conseguimos eliminar la gran mayoría de ese tipo de imperfecciones, así como otras menos habituales, como marcas de cal o de óxido. Además, con los pasos finales del proceso, se logrará  recuperar el brillo que la pintura ha ido perdiendo con el tiempo, devolviéndola casi a su estado original.

Por último, aplicando un sellado final, se añade una capa protectora frente al sol y otros factores climatológicos, alargando la vida de la pintura.

¿Qué podemos pulir?

Casi cualquier pieza de la carrocería, faros y pilotos traseros, molduras embellecedoras, y en algunos casos lunas.

Pulido y abrillantado de carrocería

Por piezas sueltas o carrocería completa.

Pulido de faros y pilotos traseros

Estética y seguridad.

VER MÁS

Los plásticos de los faros pierden su transparencia con el tiempo, se ahuman y se quedan cada vez más opacos. Más allá de afectar a la estética, esto afecta a la seguridad del vehículo, ya que lógicamente un faro en esas condiciones no puede cumplir su función correctamente.

Con la técnica adecuada, se puede recuperar la transparencia casi al nivel original, y ahorrando mucho dinero comparado con comprar un faro nuevo.

Abrir chat
Powered by